itinerarios de la ciudad de Nueva York

Bethany Kandel

(Updated 04/28/2015)
Advertisement

La Ciudad de Nueva York ofrece actividades y atracciones divertidas para niños y adolescentes. Con grandes parques, museos, restaurantes y jugueterías en los cinco distritos, la Ciudad funciona como un patio de juegos gigante para los más pequeños y un territorio fascinante para jóvenes adultos. Bonus: los padres podrán disfrutarlo junto a ellos.

Con tanto para ver y hacer, tendrá que realizar numerosos viajes a NYC para poder hacer todo—pero comenzaremos con un itinerario completo de tres días.

Día Uno
Comience el día ya sea en el Museo Americano de Historia Natural en el Upper West Side o en el Museo Metropolitano de Arte en el Upper East Side. La geografía y los intereses jugarán un papel importante en su decisión, pero ambas opciones ofrecen una gran cantidad de material fascinante para niños de todas las edades. En el Museo Americano de Historia Natural, los niños adorarán visitar la sala de dinosaurios y ver los numerosos fósiles y maquetas. La Sala de Descubrimiento del museo ofrece diferentes actividades interactivas, entretenidas y didácticas. Todo lo que un museo interactivas, un museo tiene para ofrecer, despertará la curiosidad de los adolescentes sobre biología, física, astronomía, mineralogía y otros campos de la ciencia.

En el Museo Metropolitano de Arte, tome una guía familiar de la mesa de informes y pregunte sobre las actividades del día, que por lo general incluyen visitas guiadas para niños y proyectos de dibujo o manualidades. Los mayores disfrutarán de la inigualable muestra de obras de arte y culturas del mundo. En cualquiera de los dos museos, puede crear una especie de búsqueda del tesoro: vaya a la tienda de regalos antes de iniciar el recorrido y compre algunas postales de las piezas o exhibiciones que más le gusten—y luego busque las atracciones reales.

Luego de esta dosis inicial de cultura, deje que los niños quemen algo de energías en alguna de las increíbles áreas de juegos en Central Park (el espacio verde se encuentra cerca de ambos museos). Los adolescentes pueden disfrutar de una caminata por el parque y su hermosa vista o realizar un paseo en bicicleta; retire unas bicicletas en Bike and Roll (con dos ubicaciones cerca de Central Park) o en una estación Citi Bike. Si un área de juegos interior (o algo similar) se adapta más a su estilo (o es necesaria gracias a la Madre Naturaleza), diríjase al Museo de Historia para Niños DiMenna en la  Sociedad Histórica de Nueva York, la cual se encuentra muy cerca del Museo de Historia Natural. Este museo-dentro-de-un-museo subterráneo cuenta con exposiciones interactivas que constituyen una de las partes más importantes de las renovaciones realizadas recientemente en la institución. Los niños pueden convertirse en detectives históricos, descubriendo el pasado de la Ciudad a través de juegos interactivos y un tablero lleno de programación. La Sociedad Histórica de NY también ofrece una excelente oportunidad para aprender sobre la historia de la Ciudad mediante sus exhibiciones permanentes y especiales.

En algún momento, haga una parada en el Zoológico de Central Park  en la Quinta Avenida y West 64th Street. En la sección especialmente diseñada para niños pequeños, el Zoológico de Niños de Tisch, podrá alimentar a las cabras pigmeas africanas, ver a los cerdos barrigones vietnamitas y enamorarse de las maras patagónicas. Luego, deténgase por un clásico hot dog y pretzel salado de los vendedores del parque.

Salga del parque por la Quinta Avenida y la calle 59 oeste,  hacia la derecha encontrará un cubo de cristal gigante que es la tienda de Apple, una lugar de maravillas tecnológicas que mantendrá a los preadolescentes y adolescentes felices durante una o quizás tres horas.

Camine por la Quinta Avenida mientras observa vidrieras hasta llegar al Rockefeller Center, el cual comienza en 50th Street. La plaza es un lugar divertido para disfrutar en cualquier momento del año; en invierno, patine en la pista de hielo bajo el gigantesco árbol de Navidad. En otro lugar del complejo, la NBC Experience Store es el lugar ideal para obtener entradas para asistir a la filmación de algún programa de televisión. Y asegúrese de visitar Plataforma de Observación Top of the Rock en la cual puede observar toda la Ciudad y su majestuosos rascacielos. Desde este punto de elevación, puede mostrarle a los más jóvenes el Edificio Chrysler, con su estilo art deco distintivo, y el Edificio Empire State. Mientras examina el paisaje del Central Park, parecido a una miniatura desde este punto de vista, intente identificar los lugares en los que ha estado—una actividad atractiva para participantes de todas las edades.

Día Dos
Luego de una buena noche de descanso estará listo para aventurarse nuevamente a través de la Ciudad. Comience en el centro de la Ciudad, en el SoHo, en elMuseo de las Artes para Niños, en donde siempre hay proyectos interactivos y divertidos para realizar. Si está en la búsqueda de un poco de literatura, diríjase hacia McNally Jackson, una tienda de libros que realiza charlas con autores de literatura para jóvenes adultos y cuenta con un Tumblr especialmente dirigido a los jóvenes. Continúe su mañana de creatividad y literatura con una caminata por el Barrio Chino para comprar algunas baratijas. Una vez que empiece a sentir apetito, pruebe los bollos al vapor (unos pequeños y adictivos bollos de masa que tienen sopa adentro) en Joe's Shanghai o en 456 Shanghai Cuisine, o pruebe un exquisito dim sum en Jing Fong. Si aún le queda algo de espacio, camine hacia el norte a través de Canal Street para comer el poste en la Pequeña Italia, donde abundan los exquisitos cannoli, zeppole, tiramisú y, por supuesto, gelati.

Luego, baje toda la comida mediante una caminata a través del histórico Puente de Brooklyn. Cuando llegue al otro lado, dé un paseo a lo largo de la majestuosa Brooklyn Heights Promenade y disfrute la hermosa vista de Manhattan. Haga una parada para disfrutar de un delicioso helado en la heladería Brooklyn Ice Cream Factory. Es posible que haya que hacer cola para obtener su porción, pero la satisfacción hace que la espera valga la pena.

Ahora que ya ha recargado sus motores, tome un taxi o el subterráneo más cercano (puede ser el 2, 3 o F) hacia Prospect Park, donde encontrará todo tipo de actividades desde paseos en bicicleta y pesca hasta grupos de tambores y preparación de mantequilla. Visite una de las numerosas áreas de juegos—se recomiendan el Imagination Playground y el Donald and Barbara Zucker Natural Exploration Area—recorra el único bosque del distrito o dé una vuelta en el carrusel del parque, una joya de 100 años que cuenta con caballos y criaturas hermosamente tallados. Dicha atracción se encuentra ubicada en Children's Corner(El Rincón de los niños), donde también se encuentra el Zoológico de Prospect Park. Si desea más diversión al aire libre, el LeFrak Center en Lakeside, cerca de la esquina sudeste del parque, cuenta con una pista cubierta para hacer patinaje en rollers durante el verano y una pista de patinaje sobre hielo en el invierno; además, Lakeside's Bluestone Café sirve sándwiches, bocadillos y bebidas sin importar la temporada.

Si aún le queda algo de energía, vuelva a Manhattan para visitar el puerto South Street Seaport. Puede observar los históricos barcos que se encuentran amarrados en el muelle (o incluso navegar en uno de ellos, el Pioneer, entre Mayo y Octubre) y luego descansar los pies con una relajante cena al lado del río.

Día Tres
Disfrute del acceso marítimo de Manhattan mediante un viaje (gratuito) en el Ferry de Staten Island, en el cual podrá admirar las increíbles vistas de la Ciudad, la Estatua de la Libertad y la Isla Ellis. Una vez que haya cruzado la Bahía de Nueva York, tome un autobús hacia el Museo de los Niños de Staten Island , que cuenta con una gran cantidad de exhibiciones interactivas y actividades prácticas. El museo es parte del Centro Cultural y Jardín Botánico Snug Harbor, compuesto por 83 acres de jardines, galerías, centros para las artes y más. Admire un poco de arte, vea un show o sólo goce de la belleza del follaje. Asegúrese de visitar el New York Chinese Scholar's Garden(Jardín Chino de los Escolares de Nueva York) para una experiencia de relajación y meditación, alejada del ruido y el caos de la metrópolis.

Luego de tomar el ferry de vuelta a Manhattan, dé un paseo por explanada marítima de Battery Park. Deténgase en uno de los restaurantes del sendero o diríjase hacia el Hudson Eats en Brookfield Place, un complejo culinario de lujo con proveedores locales de sushi, barbacoas, bagels y muchas otras opciones. Después de eso, los niños pueden recorrer el área de juegos del Nelson A. Rockefeller Park (cerca de River Terrace, por la costa)—hay equipos para escalar, regadores con forma de animales y numerosos areneros en donde juguetear. La enorme instalación conmemorativa del Irish Hunger Memorial, que dispone de un hermoso parque, citas sobre la hambruna, una casa de piedra y flora originaria de Irlanda, brinda un ambiente de exploración y reflexión.

¿Le interesan más expediciones culturales? Diríjase nuevamente hacia la parte alta de la ciudad hacia el Museo de Arte Moderno (MoMA) para disfrutar del Jardín de las Esculturas al aire libre, si así lo permite el clima. Por supuesto, el museo cuenta con numerosas obras de arte y programación de cine interesantes. Tome el tren 7 hacia Queens para una tarde de exploración interactiva en el New York Hall of Science (Salón de la Ciencia de Nueva York), o vea primates realmente de cerca en la Selva del Gorila del Congo en el Zoológico del Bronx. Para un final placentero  diríjase al Dylan's Candy Bar en Midtown—enfrente de Bloomingdale's en la Tercera Avenida—donde los niños pueden llenar sus bolsas con M&M's de todos los colores del arco iris, gomitas en forma de serpientes y tapas de botellas, y chocolates en abundancia. O termine el día disfrutando del café de la tienda con un delicioso sundae helado. La Ciudad de Nueva York nunca fue tan dulce.


Advertisement

From Our Partners